Crisis de Sensibilidad en el Gobierno Municipal de mi Pueblo, Gáldar, Gran Canaria.

0
73

Comentario para Radio Faycán
Abril de 2009
A todos muy buenas tardes y buenos días para los que me escuchan por la mañana. El comentario del día de hoy lo he titulado:
Crisis de Sensibilidad en el Gobierno Municipal de mi Pueblo, Gáldar, Gran Canaria.
Este comentario, sin pretenderlo, tiene cierto parecido al escrito en noviembre del pasado año 2008, bajo el título Crisis Democrática, cuando relataba la negativa de que a una de mis hijas, en unos de los días más importantes de su vida, el de su boda, no le permitieran como a otros novios de las ciudad, realizar su entrada por la calle Capitán Quesada hasta el Templo de Santiago Apóstol por el comportamiento de su padre en los medios de comunicación, ante las críticas sociales del mismo.
Introducía el artículo diciendo como que en estos tiempos, en el que enciendes la radio o la televisión y sintonizas con cualquier emisora, te bombardean hablándote de la enorme crisis económica que actualmente estamos sufriendo todos los españoles, decía también  como que creía que de alguna manera, se aprovecha esta grave situación para extender una gran humareda en otras cuestiones que terminamos empleando la ya conocida frase del dicho popular: los árboles no nos dejan ver el bosque.
Sigo insistiendo en esta misma reflexión, sobre todo al hablar de otra Crisis, quizás la más grave de un ser humano, la falta de Sensibilidad.
En los distintos apartados que nos explica el Diccionario de la Real Academia sobre el significado de esta palabra, está Facultad de sentir, propia de los seres animados o también esta otra Propensión natural del hombre a dejarse llevar de los afectos de compasión, humanidad y ternura
Esta Crisis, quiero protagonizarla en los responsables políticos de la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Gáldar, y si digo responsables es porque tengo entendido que presuntamente, son dos personas: El Concejal de dicha área y la responsable de dicha Concejalía, hija del mismo. Con la complicidad o cobardía de todo el grupo gobernante.
No entiendo en absoluto, como es que, se hayan dejado de realizar dos actos de tal envergadura cultural en Gáldar, Gran Canaria, como lo son: El Certamen de Piano Pedro Espinosa desde el pasado año y, la Representación de la Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo en San Isidro  el actual  y, “aquí no ha pasado nada”. No ha pasado nada, porque ni por parte de la mencionada Concejalía ni por parte de algún miembro del Grupo Gobernante se ha hecho la oportuna aclaración de estas suspensiones.
En relación al Certamen de Piano, me remito al comentario publicado en la página infonortedigital.com, el pasado día 12 de diciembre de 2008 donde dice:
Se ha suspendido el certamen de Piano Pedro Espinosa, previsto para este fin de semana. Es el segundo año que no se celebra, lo que empieza a ser preocupante, ya que después de tantos años de trabajo de tanta gente, dos ediciones seguidas suspendidas, es una mala señal. Los motivos de la suspensión se desconocen, pero ojala, sea cuales fueran, se solucionen, y Gáldar vuelva a contar con un certamen de tanto prestigio como éste.
Concretamente, en septiembre del 2006, y con la celebración del 25 aniversario en el cual, José Luis del Castillo ganaba el premio extraordinario celebrado con motivo de dicha efeméride, fue el último celebrado hasta la fecha.
Por otro lado, el jueves de esta Semana Santa pasada, no se llevó a cabo como hacía bastantes años que se venía realizando la puesta en escena de la Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo en el barrio galdense de San Isidro. Curiosamente, ningún medio informativo escrito, al menos que yo lo haya visto, se han hecho eco de esta noticia, naturalmente, a falta del comunicado correspondiente de los responsables de la Concejalía de Cultura de nuestro Ayuntamiento.
No me vale que digan que tanto un acto como otro son organizados por Entidades Culturales ajenas al mismo, pues tanto en una como en otra, el Ayuntamiento siempre ha aparecido como especial colaborador. Pues en el primero, figura con uno de los premios a conceder y, en el segundo y me consta personalmente que, colaboran con parte de la infraestructura utilizada de acuerdo con la petición realizada por escrito del colectivo organizador. También, y a pocos minutos de comenzar el acto, dicho colectivo recibía el aviso de reservar los primeros asientos para la Corporación Municipal, los cuales fueron debidamente ocupados.
Muchas personas que actuaron el pasado año en la Pasión, y en mi condición de responsable de la puesta en escena al encargárseme el guión y la dirección del mismo, con la condición que fuese solo ese año, se acercaron a mí con el disgusto reflejado en sus caras, al comprobar que nadie había iniciado el compromiso.
Yo les recordaba, lo manifestado en mi artículo publicado en el programa de las fiestas patronales del pasado mes de mayo, donde decía que era necesaria la implicación como es debido de la Corporación Municipal, no solo con presupuestos estimados, sino con el propio personal de la Concejalía de Cultura y Festejos. Recordaba también, de que nadie de la corporación, tuvo la iniciativa de pasar por uno de los 35 ensayos que se celebraron durante  tres meses, los primeros en los locales de la Asociación de Vecinos y los últimos en el lugar de la puesta en escena, ni siquiera para dar los ánimos necesarios para llevar a cabo una labor de este tipo realizada por unas cien personas aproximadamente.
Ante lo expuesto, me atrevo a decir que la crisis de sensibilidad que sufre mi Ayuntamiento de Gáldar es mucho más grave que la crisis económica, necesitando de una cura urgente. Reclamo a los especialistas de esta grave enfermedad, los ciudadanos, que al menos le den la baja correspondiente, ya que entiendo que, con una baja de este tipo, cualquier tribunal le concederán la incapacidad permanente total para la profesión habitual.
Ojala que así sea, ¡ojala!
Una buena noche para los de hoy y un buen día para los que nos  escuchan por la mañana.
¡Muchas gracias a todos!
                              
                                                                       Ángel Ruiz Quesada
                                                                       13 de abril de 2009

Dejar respuesta

Por favor ponga su comentario
Por Favor entre su nombre aquí